El parpadeo imprescindible

Ojos cerrados - abiertos

Ojos cerrados – abiertos

Cuántas veces permaneceremos mirando algo sin el parpadeo adecuado… mientras vemos una película interesante, cuando estamos atentos a la pantalla del ordenador, quizás mirando a alguno de nuestros hijos mientras hace una «proeza» peligrosa o quizás mientras conducimos… Y te preguntarás, ¿cuál es el parpadeo adecuado y cómo voy a parpadear como debo si esto de parpadear es automático?. Pues dado que el parpadeo es el ejercicio más frecuente e inevitable de nuestros ojos, nos conviene realizarlo correctamente para facilitar nuestra recuperación visual. Cuando el parpadeo es pobre, no hay buenos contrastes ni reacciones reflejas precisas.

¿Quieres averiguar la frecuencia de tu parpadeo con un sencillo ejercicio?

Lo primero es darse cuenta de la frecuencia con la que parpadea uno, y lo segundo es buscar el tipo de parpadeo que más nos convenga.

Cómo buscar la frecuencia adecuada a cada uno.
Para averiguar la frecuencia que más nos conviene, os propongo lo siguiente, teniendo muy presente lo que sienten los ojos en cada momento:
– Mantener los ojos abiertos durante 1 segundo y hacer un parpadeo normal (luego explico los tipos de parpadeos). Repetir durante 15 a 20 segundos.
– Mantener los ojos abiertos durante 2 segundos y hacer un parpadeo. Repetir de 15 a 20 segundos.
– Mantener los ojos abiertos durante 3 segundos y hacer un parpadeo. Repetir de 15 a 20 segundos.
– Mantener los ojos abiertos durante 4 segundos y hacer un parpadeo. Repetir de 15 a 20 segundos.  Continuar aumentando el tiempo de apertura de los párpados en 5, 6, 7, 8, 9 segundos… e iréis observando que, a medida aumenta el tiempo de «exposición» (como las cámaras de fotos), aumentan los picores, quemazón, lagrimeo… y demás. ¿Por qué? Porque vuestros ojos se quejan… os gritan… «vale ya!», «parpadea por favor», «¿no ves que esto no me sienta bien?».
Es momento entonces de ir reduciendo el tiempo de «ojos abiertos» hasta que nuestros ojos se encuentren cómodos. A más tiempo los ojos abiertos, mayor tensión y peor visión. Así de sencillo. La frecuencia de parpadeo es personal, pero suele ser de entre 2 y 4 segundos.

Tipos de parpadeo
Podemos considerar tres tipos de parpadeo, rápido, normal y lento. Conviene conocerlos para aprovechar sus beneficios.

1.- Parpadeo rápido
Se practica voluntaria y conscientemente. Se practica unas 8 o 10 veces seguidas y mantiene los ojos limpios de elementos extraños, tonifica la musculatura del párpado y realiza una «gimnasia retinal» dados los instantes de oscuridad, y por la rápida reposición de rodopsina-retineno.

2.- Parpadeo normal
Este es el parpadeo inconsciente que todos hacemos sin darnos cuenta cada entre 2 y 4 segundos.

3.- Parpadeo lento*
Este es el parpadeo que más te hará descansar si lo practicas a menudo. Se realiza incorporando mayor tiempo en el momento de cerrar los ojos. La frecuencia es la de un parpadeo normal y el tiempo de ojos cerrados aumenta a 3 segundos o más.

PRACTICA ESTO:
Parpadea 10 veces seguidas (parpadeo rápido). Mantén los ojos cerrados al finalizar durante 3 segundos y luego repite los 10 parpadeos rápidos de nuevo. A continuación haz un parpadeo lento de 3 segundos, y continúa haciendo este ejercicio de mantener tus ojos abiertos unos 3 segundos y luego, ojos cerrados otros 3 segundos. Repítelo durante un rato. En el trabajo, en la calle, andando… Esto lo puedes hacer siempre que te apetezca o necesites relajar tu mirada. Tus ojos te lo van a agradecer muchísimo…

 Beneficios del parpadeo
– Distensión en tus ojos.
– Aumenta tu conciencia y la sensibilidad oculares.
– Descarga la tensión retinal.
– Suprime la tensión mental – visual.
– Elimina el deterioro visual momentáneo de la curva de agudeza visual (CAV).
– Predispone a la visión correcta.
– Es referente para la realización correcta de otros ejercicios.

Ahora ya puedes «sentir» mejor a tus ojos. Escúchalos y déjales descansar… ellos son muy agradecidos, ya me lo contarás!
Saludos y gracias por compartir.

2 comentarios
    • Berto
      Berto Dice:

      Gracias a ti por darme la oportunidad de enseñarte Yoga Ocular, Sole.
      Sigue adelante porque sé que dejarás tus gafas.

      Un abrazo,
      Berto

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Responder a Berto Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Información sobre protección de datos: El responsable de este sitio es Berto Alós Matarredona. La finalidad es gestionar los comentarios, con la legitimación de tu consentimiento otorgado. Los destinatarios de los datos que me facilitas estarán alojados en los servidores de HostEurope, proveedor de hosting de esta web. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de tus datos