• Qué es el Yoga Ocular

    Yoga Ocular Que es
Qué es

El Yoga Ocular es un método natural mediante el cual es posible la recuperación visual como resultado de trabajar de un modo consciente los 5 puntos fuertes en los que se apoya el método. Para conseguir el efecto deseado en nuestros ojos, juntaremos relajación, sensibilidad, ejercicios muy sencillos y energía. La constancia durante el curso te ayudará a asentar tus avances y con los nuevos hábitos creados en tu vida no perderás tu visión recuperada. El objetivo del método es devolver a tus ojos su agudeza visual original o prevenir su pérdida. Esta agudeza visual se ha ido perdiendo por la tensión mental que se transmite a los diminutos músculos que sujetan y dan movimiento a nuestros ojos. Todas las personas experimentan mejorías dependiendo de los factores que la rodean y de su constancia en la realización de las tablas de ejercicios diarios a realizar durante el curso. No es un metodo milagroso… es un método constatado y aquí puedes leer el estudio que demuestra su capacidad.
El Yoga Ocular es válido a partir de un entendimiento mínimo (6 – 7 años) y no tiene límites de edad. No tiene contraindicaciones y únicamente está pensado para mejorar la salud ocular de las personas.

Sin lentes, sin operaciones … Nadie tocará tus ojos

Los pilares

Los puntos fuertes o pilares del Yoga Ocular son:

Nutrición y purificación
Es básico que nuestros ojos puedan tener todos los nutrientes naturales necesarios para obtener un resultado positivo, evitando aquellos nutrientes menos aconsejables por sus contenidos.
Mediante los ejercicios de purificación, como el Neti o los salpicados, permitiremos una mayor irrigación sanguínea de la zona ocular y del ojo.

Distensión corporal y ocular
La tensión mental que sufrimos en el día a día, es transmitida a todos los músculos. Los músculos oculares también se ven afectados por esta tensión y sufren una reducción de elasticidad necesaria para la convergencia y acomodación, aumentando así el agotamiento retinal y debilitando el tono muscular. Con ejercicios de desbloqueo muscular, palmeos y relajaciones físicas generales, llevaremos a nuestro cuerpo a estados de relajación imprescindibles.

Tonificación
Es importante que los músculos oculares externos e internos respondan correctamente a las reacciones / necesidades de convergencia y acomodación de un modo voluntario e involuntario. Para ello desarrollaremos la musculatura ocular, consiguiendo elasticidad y movimientos precisos, y para ello usaremos material básico que nos ayudará a elevar nuestro tono vital ocular.

Acomodación
Junto a la tonificación, necesitamos poder enfocar a diferentes distancias, facilitando la respuesta justa a cualquier estímulo. Los ejercicios oculares en esta etapa, como la focalización móvil, van destinados a facilitar los procesos de acomodación y convergencia.

Sensibilidad
Aprenderemos a sentir que nuestros ojos están vivos y veremos que sólo dedicándoles un poco de atención seremos capaces de ofrecerles lo que nos están pidiendo, haciendo así que se sientan mejor y por consiguiente también nosotros.

Hábitos
Durante el curso se deben crear unos hábitos. Hábitos nuevos para nuestro día a día que en parte son ya el modo de adaptar los ejercicios de yoga ocular a nuestra rutina sin que esto suponga un gran esfuerzo diario. Así una vez finalizado el curso, mantendremos lo ganado sin esfuerzos ni teniendo que hacer yoga ocular de por vida.
Estos hábitos harán que seamos conscientes de nuestros ojos el resto de nuestra vida y de este modo modifiquemos en ellos el agotamiento y tensión por descanso y relajación, siempre que sea necesario. Estas sensaciones oculares, se extienden por todo el organismo.

¿Por qué hacerlo?

Si nos rompemos una pierna o si tenemos un problema muscular grave cualquiera que nos impide utilizar esa pierna de un modo habitual, imposibilitándonos el movimiento, ¿qué sería mejor?, ¿un bastón nuevo y brillante de por vida y no apoyar más el pie?, o ¿hacer rehabilitación y volver a caminar normalmente?

Y si nos caemos tontamente y nos rompemos la muñeca o si jugando al tenis sufrimos una fuerte lesión en el brazo, ¿haremos rehabilitación o ya damos por perdido el brazo?

Con la salud de nuestros ojos pasa lo mismo. En el momento que uno pierde un poco de visión, nos vamos a la óptica y salimos de allí en la mayoría de nuestros casos con gafas (o “bastón” para los ojos….). ¿No sería conveniente hacer una “rehabilitación” basada en Yoga Ocular y volver a ver con la nitidez previa? Porque si en lugar de “entrenar” nuestra visión, le damos a los ojos lo que necesitan para no esforzarse, al tiempo volvemos a perder dioptrías… nuestros ojos se acomodan, y así una vez y otra vez a lo largo de nuestra vida, acabando en muchos casos con unas gafas bien gordas.

Por ello, plántate, pon tus ojos en marcha y plantéate dejar los “bastones”. Tu puedes ver más de lo que te crees. Cree en ti.

¿Por qué difundirlo?

Aunque el método de recuperación visual en el cual se basan los ejercicios se viene practicando con éxito más de20 años por su precursor, Manuel Palomar, no es lo suficientemente conocido como para que sea una opción para todos aquellos que no quieran pasar por un quirófano como solución a su defecto visual y así recuperar su visión perdida. Por ello es importante difundirlo, porque todas las personas tienen el derecho a conocer que hay otros métodos alternativos al uso de lentes de por vida o a ser operados vía láser u otro método para recuperar su miopía, astigmatismo, hipermetropía, presbicia…

Cuenta a los demás que este método existe. Comparte y permite que otros se beneficien también de volver a ver sin lentes correctoras.

Realizando los ejercicios de Yoga Ocular y buscando el origen del defecto visual que mayoritariamente es tensional, mejorarás en mucho tu visión si no lo haces al 100% como muchos ya han hecho.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *