Zumo de zanahorias para tus ojos

 

Zanahorias frescas

Zanahorias frescas

La primera recomendación que siempre doy a mis alumnos independientemente del curso de Yoga Ocular al cual estén apuntados sea miopía, astigmatismo, presbicia, etc. es tomar un zumo de zanahoria diario.

El zumo de zanahoria natural es muy sencillo de preparar, bastante económico y de unas características tan saludables tanto para los ojos como para el resto del organismo. Sólo necesitas una licuadora y a disfrutar.
La zanahoria contiene un 93% de la cantidad de vitamina A que nuestro organismo necesita diariamente y que es fundamental para nuestra visión y por esto insisto tanto en que se deben tomar estos zumos, pero además la zanahoria contiene varias vitaminas del complejo B, vitamina C y un alto contenido en Betacaroteno. También tiene hierro, potasio y calcio en niveles muy considerables aunque algo menos de fósforo. La vitamina A se encuentra en abundancia en forma de carotenos, en todos aquellos vegetales de color rojo, amarillo o anaranjado.

La vitamina A, es necesaria para la visión en ambientes con poca iluminación y proporciona transparencia a la córnea. Su presencia es necesaria para que el movimiento inconsciente y reflejo de los ojos se realice correctamente. Es la encargada de producir los pigmentos en la retina del ojo.

En cuanto a los beneficios de la zanahoria para el resto del organismo, son muchos y hay que saber que la zanahoria contiene mucha agua (casi el 90%) y es hipocalórica, aportando a la dieta sólo un 40% de calorías. El organismo humano necesita unos 2 miligramos diarios de vitamina A y la zanahoria contiene entre 4 y 10 mg. por cada 100 gramos. Esto es fundamental para proporcionar un desarrollo armónico del cuerpo de los niños.

A su vez también ayuda a la secreción de leche materna. Previene los procesos degenerativos de la piel y regula los procesos intestinales. Esto último se consigue por su riqueza en fibra. Por otra parte equilibra la secreción biliar y favorece el aumento de glóbulos rojos.

Comer zanahoria unos días antes de tomar el sol ayuda a proteger la epidermis pues sus betacarotenos activan la producción de la melanina.

También funciona como un eficaz antioxidante y así previene los efectos negativos de la edad y dolencias como el cáncer. Los betacarotenos además neutralizan los radicales libres. Estos son unas moléculas reactivas con una alta carga energética. Dañan las membranas de las células y el material genético que contienen. En verano actúan contra estos radicales que se generan por una excesiva exposición al sol.

¿Como preparar un zumo de zanahorias?
El zumo de zanahorias se toma crudo, ya sea solo o combinado con otras frutas o vegetales. Lo primero es limpiar las zanahorias bien con agua y ayudándose de un cepillo con las cerdas de nylon si se quiere eliminar mejor los posibles pesticidas, herbicidas, abonos químicos, etc. aunque si es interesante no pelarlas para no perder los muchos carotenos o vitamina A que en la piel residen. Hay quien pensando en si pelar o no las zanahorias pone en la balanza los “carotenos vs pesticidas” y prefiere pelarlas siempre…. tu decides.
Lo que si debes saber es que el zumo de zanahorias es LIPOSOLUBLE, de modo que si queremos una buena asimilación lo tomaremos junto con lecitina de soja, aceite o grasa, a ser posible de origen vegetal.

Una de las ventajas fundamentales de la ingesta de zumos es que cuando se toman se elimina un proceso digestivo: la extracción del líquido de las fibras. Al comer hortalizas y frutas frescas, el cuerpo extrae de la fibra en forma de líquido lo que necesita. La licuadora ahorra trabajo al organismo ya que separa el zumo de las fibras, de manera que el cuerpo recibe la máxima cantidad de sustancias nutritivas en pocos minutos, así que estamos facilitando la asimilación de todas estas vitaminas a nuestro cuerpo.
Un aspecto clave es que el zumo que se extrae de la licuadora es diferente del envasado que se vende en los supermercados, ya sea concentrado o no. En primer lugar, es absolutamente fresco, lo cual es primordial dado que las sustancias nutritivas pierden muchas de sus propiedades al poco tiempo de haberlas licuado. Además, el zumo natural no está pasteurizado, esto es, cocinado, por lo que conserva vivas todas las células básicas para la salud. Por último, los zumos naturales son puros, sin aditivos ni conservantes.

Estamos hablando de tomar el zumo pero igual de positivo para los ojos es comerlas. En un zumo suelen caber unas 6 o 7 zanahorias y en un vaso de zumo de zanahoria contiene el equivalente nutritivo de cuatro vasos de zanahoria cruda troceada. Los zumos que se toman inmediatamente después de prepararse contienen casi el 95% del valor nutritivo de la fruta o la hortaliza y proporcionan de inmediato el alimento al cuerpo liberándolo al torrente sanguíneo. 

QUE LA DISFRUTES !!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *